lunes, 13 de abril de 2015

"Welcome to Hollywood" o la soledad del hombre-fiesta

Un hombre baila en el centro de una discoteca. Se lo pasa bien. Todos lo miran admirados. El tipo ríe, habla, cuenta chistes... Lo adoran. A la mañana siguiente se levanta solo, en una habitación vacía y se mira al espejo: "¿soy en verdad el hombre de la discoteca?", se pregunta. O a lo mejor ha pasado la noche con una mujer y se ha ido de fiesta al día siguiente y al otro y al otro y al otro. Sus amigos creen que es la hostia: "qué tipo con suerte", dicen. Pero un día, da igual si es el primero o tres años después, se levanta solo, en una habitación vacía y se mira al espejo: "¿soy de verdad el hombre de la discoteca?", se pregunta. O se levanta con una mujer a la que ama y se pregunta lo mismo: "¿fui de verdad el hombre de la discoteca?". Quizás se ha dado cuenta de que, a pesar de todos los "amigos", de todas las mujeres con las que ha compartido cama, de ese vivir hacia afuera, profundamente se siente solo (o le basta la compañía de la mujer a la que ama, lo que en ocasiones también es sentirse solo porque parece una huida hacia adelante en la que no cabe nadie más). Piensa que ha estado alimentando a los demás, pero que los demás no lo alimentaban a él. No había reciprocidad y él estaba harto de dar y casi nunca recibir. No es una cuestión de egoismo; es una cuestión puramente social: te ayudo, me ayudas, nos ayudamos... Sin exigencias, claro, pero con un mínimo decoro comunitario. Ese hombre era un hombre-fiesta, un individuo que disfrutó mucho, pero que acabó quemándose porque vio cómo los demás lo usaban para beneficio propio sin importarles realmente quién era de verdad, qué había detrás de tanta risa (y la risa, en no pocas ocasiones, es el paso previo al llanto). ¿Fue alguna vez Julián Lara ese hombre-fiesta? De su libro Welcome to Hollywood se desprende que algo hubo de esto, aunque habrá quien piense que el sevillano sí exigía demasiado a quienes lo rodeaban, pues, en verdad, pudiera parecer la víctima de un mundo repleto de desalmados. Sin embargo, la cosa puede ser más compleja (o no).

miércoles, 25 de marzo de 2015

Una entrevista como el que sí quiere la cosa (2)

Continúo redactando la entrevista que me ha realizado mi amigo. Me ha dado permiso para que la firme y publique su foto una vez se acaben las entregas. Porque sí, esto va por entregas, como los folletines o como la vida misma, que también transcurre por capítulos. En esta ocasión son cuatro fragmentos que versan sobre otros tantos temas: lo paranormal, la crítica, la amistad y los viajes.

Primera parte aquí.

ÉL: Hicimos mención anteriormente a tus libros sobre Cádiz, que tratan de temas paranormales, ¿no?
YO: Sí.
ÉL: ¿Cómo es que te metes a publicar sobre estos asuntos cuando todo lo que has escrito es de cine?
YO: Bueno, sí y no. Mis libros anteriores a Cádiz oculto son de cine, pero en revistas he publicado también de otros temas, entre ellos de misterios y leyendas. Siempre me fascinaron estos asuntos, aunque cada vez soy más escéptico, pero en realidad me atraen sin valorar si pueden ser o no ciertos, sino como meros relatos. Igual que me gusta la literatura y el cine de terror y fantástico. Durante una época escribí mucho para revistas como Más allá, Enigmas y AÑO/CERO, a veces de cine relacionado con lo paranormal, pero en otras ocasiones reportajes sobre temas que me interesaban, en especial los ubicados en Cádiz y especialmente referentes a los fantasmas. Por esta pasión mía por el misterio gaditano propuse a Ediciones Mayi la publicación de una recopilación de estos trabajos con la suma de otros inéditos. Así surgió el primer Cádiz oculto y luego, dado el éxito de este, publicamos Cádiz oculto 2 con ampliaciones de temas tratados muy brevemente en el primero y otros nuevos.
ÉL: ¿Cómo es posible que escribas sobre ello y no creas?
YO: ¿Y eso? ¿Se tiene que creer en lo paranormal para escribir sobre ello? Hombre, si eres un parasicólogo que escribe, pues me imagino que te importará más demostrar tu fe, pero a mí, un escritor y cineasta, lo único que me interesa es transmitir estas historias sin entrar a valorar su autenticidad. Que juzgue el lector, que a veces es muy listo.

Os dejo aquí con mi cortometraje "Pelucas"

Os dejo aquí con mi cortometraje Pelucas. Se pueden seleccionar subtítulos en inglés, italiano, francés y alemán, por si queréis enviárselo a alguien de estos países.

Short Pelucas ("Wigs"). You can select english subtitles (CC).

Cortometraggio Pelucas ("Parruche"). Tu puoi scegliere sottotitoli in italiano (CC).

Court Pelucas ("Perruques"). Sous-titres en français (CC).

Kurtzfilm Pelucas ("Perücken"). mit Untertiteln (CC).


PELUCAS from Creta Producciones S.L. on Vimeo.

lunes, 23 de marzo de 2015

Una entrevista como el que sí quiere la cosa (1)


Tengo un amigo (creo que es amigo) que me visita a diario para entrevistarme (a veces más bien interrogarme) sobre lo que le da la gana, de forma caótica, sin preparar nada. Muy informal todo y sin idea de publicarla, aunque yo ahora esté en ello. La cuestión es que este tipo, que me da la impresión de que me conoce bien (bueno, en ocasiones), consigue sacarme las respuestas que le interesan, lo que no implica necesariamente que sean las que yo quiera ofrecer. ¿Y por qué las doy, entonces? Yo qué sé. Porque lo necesito, quizás.

Voy a transcribiros en varios posts, que publicaré en diferentes días, el resumen de las largas entrevistas a las que me somete este amigo mío del que diré el nombre en algún momento, siempre que me lo permita. Le pediré permiso la próxima vez. Las fotos son suyas, por cierto.

ÉL: Siempre hablas de tu barrio, Guillén Moreno, de Cádiz. ¿Tan especial es?
YO: Hombre, no sé a qué te refieres con especial. En Cádiz está la Viña, el barrio de Santa María, el Pópulo, barrios realmente especiales e importantes, pero el mío es un barrio moderno, de hace 40 años, y estéticamente más bien feo.
ÉL: ¿Entonces?
YO: Es que cuando yo hablo de mi barrio me refiero a que es un barrio obrero, que en los años de mi infancia y juventud estaba azotado por la heroina y la delincuencia, y que yo he crecido ahí, rodeado de esto, lo que de alguna manera marca. Sin duda, para un niño estar jugando en la vía del tren, una vía del tren que estaba más baja que el nivel de la calle, encajada entre dos muros y rodeada de maleza, tanta que a veces parecía una jungla, y descubrir entre los arbustos a algún yonqui chutándose, o descubrirlo en el propio rellano (masetilla, que le llamamos allí), pues no deja de ser una imagen inolvidable por lo sórdida. Aunque fuera muy penoso lo que ocurría en mi barrio, para un chaval era también entretenido: asomarte a ver cómo robaban las furgonetas de reparto, contemplar las redadas o las persecuciones, algunas con tiros, las peleas, los dimes y diretes de unos y otros, los personajes singularísimos... Era un mundo sórdido, sí, pero en cierto modo también fascinante. Y yo no quiero, ni debo, renegar de mi infancia, del lugar en el que he crecido.
ÉL: ¿No te gustaría hacer una película de aquello?
YO: ¿En plan El pico?... Jajaja, no. Cuando vi Barrio sí me acordé del mío. La verdad es que sí me gustaría contar una historia enmarcada allí, y en aquellos años, pero lo veo difícil. Hay cosas que no me atrevo a contar ahora, pero que me las reservo para una supuesta biografía que espero escribir dentro de mucho tiempo. Creo que mi vida da para unas memorias, y espero que los próximos años aún las alimenten más, aunque con cosas buenas, por favor. En mi bio hay un poco de todo y cosas muy contrapuestas: de lo sórdido al glamur, de la tristeza a la felicidad, de la seriedad a la parranda total...

sábado, 21 de marzo de 2015

Tiempo de saraos

Ángel Agudo, Miguel Ángel Vivas, Paco Genet, Juanma Díaz Lima, JMSCy Emma Caballero.
En los útimos dos meses he asistido a distintos eventos en Madrid. Casi por (auto)obligación en un intento de entretener la mente. Así no pude faltar a la presentación del libro Welcome to Hollywood, de Julián Lara, en la FNAC de Callao. A Julián Lara hace años que lo conozco y creo que soy uno de los que más han escrito sobre él (en webs, revistas y libros). En la presentación del 9 de febrero estuvo divertido y deslenguado (lo segundo no tiene por qué tener relación con lo primero). En un foro a reventar, atraído en masa por Lara y el anuncio de que Santiago Segura estaría presentándolo, cosa que no pudo ser finalmente, el sevillano narró algunas de sus vivencias en Los Angeles y firmó no pocos libros. Entre los asistentes se encontraban el director Miguel Ángel Vivas, el crítico Ángel Agudo, la actriz Emma Caballero y la productora de cine X Salma de Nora, entre otras muchas personas del mundo del espectáculo y el periodismo.

viernes, 20 de marzo de 2015

¿Es que hablan sin saber? ¿Es que hablan por hablar?

A continuación cuatro conversaciones que he oído alguna vez (no necesariamente hace poco), aunque cambio títulos, lugares y no doy los nombres de los interlocutores (en algunos casos ni siquiera los conozco -y confieso aquí también mi ignorancia). Todas son similares y, además de resultarme curiosas, consiguen incluso inquietarme (y hasta enervarme, cosa que también me inquieta).
----
Imagínense un cóctel repleto de celebrities. Hay actores, actrices y también directores de ultimísima moda. Ojo: no son simples directores; son artistas porque hacen un cine diferente. Y parecen conscientes de ello porque así se lo ha confirmado la mayor parte de la crítica, un montón de "hipsters" que ayer no sabían lo que era un "hipster" (y que, a lo mejor, ni siquiera saben qué coño es hoy un "hipster") y una emergente parte de la propia profesión que, de alguna manera, se siente partícipe de la "revolución cinematográfica española". En esa fiesta, uno de estos directores habla con alguien, que a lo mejor también es director. El diálogo no es exactamente el siguiente, pero es casi exactamente el siguiente:

-El problema del cine español es que está viejuno, anticuado. Siempre se hace lo mismo. Cuando yo movía el guion de mi película, los productores de toda la vida me lo echaban para atrás porque les parecía algo muy raro.
-Ah, ¿pero ibas a ver a esos productores?
-Hombre, por probar...
-Tu guion tiene un algo a una película antigua, El cebo.
-No la conozco.
-Sí, hombre, la de Ladislao Vajda.
-Pero esa no es española, ¿no?
-Sí, sí. Es una película de los 50. Muy buena.
-Yo es que de cine español de entonces he visto muy poco. Es que todo era copla...
-Bueno, en esos años se hicieron "thrillers" muy interesantes.
-¿Aquí en España?
-Sí, sí.
-No he visto ninguno. Pero, ya te digo, el cine español es que ahora tiene que renovarse. Con otras narrativas, otros temas.
-No sé. Quizás. A mí me interesó siempre el cine de Val del Omar.
-Ah, sí, sí.
-¿Has visto Aguaespejo granadino?
-Sí, bueno no... No sé. A lo mejor.
-Te acordarías. Creo.
-Ah, no sé. De todos modos, el cine español está muy anticuado. Mucha guerra civil, mucha comedia chorra...
-No se hacen tantas películas de la guerra civil.
-Sí, hombre.
-No, no. De veras. Mira la estadística. Joder, y si te vas al cine americano tienes de Vietnam a patadas.
-Ya, pero es que la academia está llena de viejos. No votan a la calidad, en realidad. Votan a los amigos.
-No sé... No soy de la academia, pero tampoco tengo un criterio muy definido. ¿Por qué no te haces de la academia cuando puedas e intentas renovar desde dentro?
-Ah no, no... Yo no me hago académico. A mí, si te digo la verdad, es que no me interesa la mayoría del cine que hacen los académicos. Los que trabajan, claro. Me interesan más otras películas, independientes, ajenas a las modas...
-Como la tuya.
-Bueno, y como otras... Por ejemplo... Las de...
-¿Sí?
-Ahora no me acuerdo de ningún nombre, pero sí, sí...
-¿Cuánto cine español ves o has visto?
-Poco, la verdad. Es que no me interesa el cine español.
-Tú haces cine español.
-No, no... Bueno, sí, pero no.
 ----
Esta conversación bien podría haber ocurrido en la fiesta anterior. En este caso habla un actor treintañero con otro hombre, quizás un periodista, que es quien comienza el diálogo.

-¿Qué estás haciendo ahora?
-Pues nada. Estoy un poco harto, la verdad. Aquí siempre cogen a los mismos: a los guapitos.
-¿No haces castings?
-Estoy harto de hacer castings. Harto del cine español...
-Es una profesión dura.
-Ya, pero es que hay mucho mamoneo.
-En todos lados.
-Pero en el cine mucho más. Y en el español todavía más. A ver si me sale algo de teatro...
-Lo mismo te va mejor en el teatro. Como a José María Rodero, que le fue mucho mejor en el teatro.
-¿Quién?
-Rodero.
-No he visto nada suyo.
-Hombre, eres muy joven para haberle visto en el teatro, pero sabrás quién es. Ha hecho películas también.
-Yo es que no voy mucho al cine.
-Pero, hombre, ¿no te suena? Ha sido un grandísimo actor.
-No.
-¿Tampoco te suena Margarita Xirgú? A esa no la he visto actuar ni yo, que soy mayor que tú, pero sé quién es.
-Es que no veo cine español, la verdad.
-¿Qué ves? ¿Cine francés? ¿Jean-Paul Belmondo?
-¿Quién?
 ----
Esta escena, también sacada de la realidad, podríamos ubicarla en una universidad. Los protagonistas son un grupo de alumnos de audiovisual y el profesor. Los muchachos, de unos veintipocos, presentan un proyecto ficticio de película ante un falso productor.

-Contadme qué queréis.
-Bueno, venimos a ofrecerle un proyecto por si está interesado en producirlo. Se trata de un "thriller" con Rubén Cortada, Hida Abouk y Pilar Rubio. Creemos que es una película muy novedosa, que no se ha hecho antes. Cuenta la historia de dos mujeres que se ponen de acuerdo para asesinar al marido de una de ellas, que a su vez es amante de la otra... Cuando...
-Esperad, esperad. Eso se parece a Las diabólicas.
-¿Es una serie? No la hemos visto.
-No, no es una serie. Es una película francesa de Clouzot. ¿Os suena?
-Algo, sí, pero esta película será diferente. La rodaríamos toda con cámara en mano...
-Eso se ha hecho muchas veces. No digo que esté mal, pero no es algo nuevo, como decís.
-No, pero le daremos un toque moderno.
-¿Cuáles son vuestras referencias?
-Creemos que esta película tendría un tono parecido al de la serie...
-No, serie no. Referencias cinematográficas.
-No lo hemos pensado mucho, pero creo que podría tener un aire a las películas del director de El sexto sentido...
-¿Y algo anterior?
-¿Te refieres al cine en blanco y negro?
 ----
En un bar cualquiera charlan dos escritores. Uno de ellos de cierto prestigio, el otro está empezando y quiere una opinión experta sobre un relato que acaba de escribir.

-A ver si te gusta. Lo he mandado ya a varios premios, pero ya sabes cómo es esto de los premios. Están todos amañados. Si no eres amigo de alguien...
-Es de terror, ¿no? ¿Lovecraftiano quizás?
-No sé. Creo que lo mío es algo diferente. A mí Lovecraft me gusta, pero no me he leído sus libros. Me pasa como con Poe. Me he leído un par de relatos de él, pero nada más... Creo que mi escritura es nueva. De King, sí, de Stephen King he leído varias novelas, pero tampoco se parece a su literatura.
-¿Y Koontz?
-¿Quién? ¿Es japonés?

Sí, son cuatro conversaciones ficticias. Lo son, pero no lo son. Las he oído muchas veces, demasiadas. Creo que invitan a la reflexión. Tras una copa o dos, pero a la reflexión.


Texto: José Manuel Serrano Cueto.
Pintura: El charlatán sacamuelas, de Theodoor Rombouts.

jueves, 19 de febrero de 2015

Próximos pases de "Pelucas" en pantalla (más o menos) grande

* 20 de febrero: La Gira “Montse Gómez” CortoPelucas 2015 continúa el viernes 20 de febrero, a las 20:30. Se proyectará en en la sala del Casal de la localidad de Agramunt. El visionado irá acompañado de un encuentro con la junta de la Asociación Española Contra el Cáncer en el municipio.

*21 de febrero: En Sevilla, ciudad a la que el corto va por tercera vez. En esta ocasión dentro de la sección oficial de La Pecca. Pequeño Certamen de Cine de Ambiente. Será en el Centro Cívico La Ranilla a las 17:30.

*24 de febrero: El Ayuntamiento de León y la Clínica San Francisco de esta ciudad organizan unas jornadas sobre el cáncer de mama para concienciar de la importancia de la detección precoz. El 24 se proyecta Pelucas y se realiza una mesa redonda sobre el cáncer de mama moderada por el doctor Serafín de Abajo.
José Manuel Serrano Cueto

Crea tu insignia