martes, 25 de agosto de 2009

Gran hermano para (y con) niños... Es para llorar, ¿no?

Si nadie lo remedia, Telecinco emitirá una versión infantil de Gran hermano, con la idea, claro, de mejorar sus audiencias manteniendo en los sofás a papás, mamás, tías, abuelos, y, lo que es peor, niños, con la excusa de que se trata de un espacio educativo en el que los chavales aprenderán a ser autosuficientes. ¿Es que un niño ha de ser autosufieciente o no es fundamental para su formación emocional -tan imprescindible- la figura de sus padres? No haré yo aquí de psicólogo, que no lo soy, pero desde luego que deseo manifestar mi repulsa hacia un programa que se sale de madre ya en su versión adulta y que ahora pretende dar lecciones educativas en una sociedad donde la televisión es lo menos educativo que existe.

Cuadro: El conocido como "El niño de llora", de Bruno Amadio. Es para llorar, ¿no?

2 comentarios:

Extractos... dijo...

desde luego que es para llorar si esto sigue adelante. Llorar por este tipo de programas que, como bien dices, pretenden ser "educativos".
Entonces,si justifican así esta -verguenza-, los padres, madres y profesores ¿no educamos? ¿Es que se necesitan programas así para educar a nuestros niños?
Dá pena y es de pena

Espero que esto no se lleve a cabo.

Un beso grande

Lars dijo...

El verdadero problema es que, si no frenamos esta tendencia ahora mismo, las televisiones adquirirán un poder verdaderamente terrible.

(Es decir, mucho mayor del que tienen ya).

La complacencia de los telespectadores suele ser el principal problema. Nuestro carácter mediterráneo se traga cualquier cosa mientras no tengamos que movernos desde el sofá. A este paso, las televisiones podrán hacer con nosotros cuanto quieran.

Felicidades por tu blog, José Manuel.

José Manuel Serrano Cueto

Crea tu insignia