lunes, 13 de febrero de 2012

Una reforma laboral que atenta contra el trabajador

Grecia está que arde. España lleva echando humos un tiempo. Después de la reforma laboral del PP, que atenta contra los trabajadores y da alas al empresario, que pisotea los derechos que tanto esfuerzo ha costado conseguir, falta poco, muy poco, para que la llama prenda también en nuestro país. Nos están apretando tanto las tuercas que van a acabar por romper la maquinaria. Si la creación de empleo (que dudo) pasa por abaratar los despidos, promover que el empresario pueda a placer bajar los sueldos, cambiar horarios, esclavizar aún más al trabajador, mejor nos quedamos como estamos. Empleo, sí, pero con dignidad, esa que nos quieren arrebatar a golpes nuestros dirigentes bajo la batuta de una Alemania que ya nos gobierna.
José Manuel Serrano Cueto

Crea tu insignia