jueves, 8 de noviembre de 2007

Dialojess Cinema - Crónica de una jornada franquista


Ayer 7 de noviembre, de 16:00 - 17:00 h., el programa El séptimo vicio, de Radio 3, presentado por Javier Tolentino y Nuria Alonso, conoció una de esas tardes que quedarán en los recuerdos de quienes la vivimos y de quienes la oyeron. Jesús Franco, más sincero y visceral que nunca (y esto ya es difícil), habló de los tópicos que los franquianos nos sabemos de memoria (Welles, su Lina...), pero se atrevió, como siempre ha hecho, a cantar las verdades del barquero (o al menos de su barquero) sobre el ministerio y el cine español, y sobre otros asuntos... E incluso dejó a un lado lo familiarmente correcto para recordar su desencuentro con Miguel Marías, que se remonta, en palabras socarronas de Jess, a cuando su sobrino le reconoció que adoraba El cardenal, de Otto Preminger: "Miguel ha visto esta películas más de cien veces", exclamaba Jess echándose las manos a la cabeza.

Una buena tarde, que pudimos disfrutar en directo tanto Tolentino y Alonso como Carlos Tejeda, Luz, yo mismo y los propios protagonistas: Jess y Lina. Y todos los que oyeron el programa, claro. Yo tuve que marcharme antes, porque me tocaba presentar la fascinante Las Vampiras, que se exhibió a las cinco de la tarde en los cines Golem de Madrid, dentro de los encuentros DIALOGUE CINEMA que dirige Javier Tolentino. Después, a las 19:00 h, Carlos Tejeda dio paso a Vampire Junction, y él, como experto en jazz, habló de la relación de Jesús con esta música extraordinaria. Ni que decir tiene que aquella persona no acostumbrada a Jess, ni a sus coños en pantalla, no soportó bien la visión de tan desmadrado experimento (de Vampire Junction digo).

Aún, entre tanto trajín, tuve tiempo de cruzar la calle y entrar en la librería 8 y medio, donde Jesús Palacios presentaba su último libro, Juegos mortales. Katanas, mentiras y cintas de vídeo, trabajo con el que intenta desmontar de una vez el mito de que la violencia en la ficción del cine, los videojuegos, etcétera, genera a su vez violencia en quienes la disfrutan. Apenas pude estar en el acto unos minutos, pero los suficientes como para apuntar el título para pedírselo a los Reyes Magos (que siempre, fijense, me han traído muchas cositas malsanas y nunca mirra, incienso y mucho menos oro) y para saludar a Frank G. Rubio y Clara Tahoces.


La sesión grande de DialogueCinema, grande porque se realizaba el encuentro entre el público y Jess, llegó a las nueve de la noche. Y aquí, me consta, el público asistente quedó entusiasmado con la figura de este cineasta sin igual. Jesús volvió a hablar de Welles, claro, porque las grandes batallas hay que narrarlas a menudo. En este coloquio participó Lina Romay y Antonio Mayans, actor afiliado al universo psicodélico de Jess desde hace décadas. Y el público preguntó. Y uno de los asistentes que lo hizo fue Rafael Gordon (director de La reina Isabel en persona), que ha debido ser la única persona en cazar al tipo de la claqueta en una escena de Campanadas a medianoche. Nos comentó el fallo, del que ni el propio Jesús sabía nada, aunque éste, como Lina, tuvieron a bien echar las culpas a los laboratorios, que entonces cortaban los negativos por donde no debían. Por cierto, entre el público también estaban Carlos Atanes y Marta Timón (director y productora de Próxima) y David G. Panadero (autor del libro Ed Wood. Platillos volantes y jerseys de angora).


Una buena tarde. Mejor noche. Y una mañana la de hoy para recordar a Jess.
José Manuel Serrano Cueto

Crea tu insignia